Cómo se llama la enfermedad de estar todo el día con el celular

Adicción al móvilAdicción al móvil: Poco a poco más, las tecnologías juegan un papel muy influyente en nuestras vidas. El servicio que nos ofrecen tal como las instalaciones y tranquilidad que nos ofrecen hacen que sea bien difícil que tengamos la posibilidad prescindir de ellos.

Ya hace parcialmente poco tiempo se comienzan a efectuar estudios sobre la adicción al móvil inteligente. Si bien no hay una categoría concreta en el Manual Diagnóstico y Estadístico de las Patologías Mentales DSM-IV-TR que catalogue la utilización elevado del móvil inteligente como un trastorno adictivo, sí es verdad que hay especificaciones con las que se distribuyen enormes semejanzas con otros trastornos como la dependencia de substancias. . El síndrome de abstinencia, la tolerancia y la pérdida de control por no consumo son ciertas peculiaridades que los dos distribuyen.

Novedosas anomalías de la salud provocadas por la adicción al móvil inteligente

  1. FOMO o la obsesión por perderse algo: En esta sociedad hiperconectada todos sabemos de todo. Fotografías, vídeos, publicaciones, directos… Puede saber la vida de un individuo con un solo click. Este suceso provocó la aparición de una patología llamada FOMO, que no es mucho más que el temor a perderse acontecimientos que tienen rincón en ese instante. La gente que la sufren se preocupan desconectarse de la vida virtual. Llegando a padecer de ansiedad en frente de la iniciativa recurrente de perder algo.
  2. Nomofobia o Ansiedad por Carencia de Teléfono Celular: Este trastorno genera síntomas de ansiedad y angustia en el momento en que un individuo no posee un teléfono celular al alcance. Así sea por olvido, pérdida o hurto. Asimismo sucede en el momento en que estamos excluidos de nuestro conjunto popular pues no nos encontramos conectados por medio de nuestros gadgets.
  3. Vibranxiaety o vibración espectro: ¿En algún momento pensaste que escuchaste sonido de tu móvil inteligente, miraste y no había nada? Este se encuentra dentro de los resultados consecutivos de la obsesión y la adicción al móvil inteligente. Esto nos hace una conexión instantánea con la sensación de llamada.
  4. Insomnio tecnológico: Se ha extendido la práctica de utilizar el móvil inteligente en cama antes de dormirse. Responde whatsapps, mira vídeos, navega en internet… Y duerme pegado al móvil inteligente. Está a nivel científico comprobado que la luz que emiten estas pantallas es contraproducente en el momento de conciliar el sueño. Y ahora hay muchas personas que tiene inconvenientes para reposar de ahí que.
  1. Whatsappitis o adicción al WhatsApp: Esta patología ha trascendido el campo psicológico y empieza a tener efectos a nivel físico. Varios médicos ahora están alertando a quienes padecen mal en los nudillos y las muñecas por el mal empleo de esta app.
  2. Phubbing o empleo no saludable del móvil inteligente: este síndrome tiene relación particularmente al sujeto que, en ocasiones sociales, no interacciona con el resto de personas de su ambiente, sino se enfoca de forma exclusiva en el móvil inteligente.
  3. Adicción a las comunidades: Esta pertence a las mucho más conocidas en tanto que ha supuesto exactamente la misma revolución para la sociedad que la adicción. Entre los peores efectos que hace es el aislamiento popular. Bastante gente están deprimidas por el hecho de que no tienen suficientes contactos o no reciben encomios en los mensajes que descargan. Además de esto, tienen la posibilidad de sentirse decaídos sobre su vida día tras día en el momento en que ven la vida supuestamente feliz de otra gente.

Nosologías por empleo elevado del móvil inteligente

Pero, ¿qué secuelas tienen la posibilidad de tener para alumnos y mayores tantas horas “adeptos” al móvil? Los próximos conceptos se piensan “nosologías” similares con este tema. ¿Usted los conoce?

Una de las nosologías más comunes asociadas con el uso excesivo del teléfono móvil inteligente es la nomofobia, o el miedo a quedarse sin el teléfono móvil. Esta ansiedad puede ser debilitante y puede interferir con la capacidad de una persona para realizar sus actividades cotidianas de manera efectiva. La nomofobia puede llevar a una mayor dependencia del teléfono móvil y puede tener efectos negativos en la salud mental.

Otra nosología asociada con el uso excesivo del teléfono móvil es el trastorno por uso de Internet (IAD, por sus siglas en inglés), que se caracteriza por la necesidad de estar en línea todo el tiempo. El IAD puede tener efectos negativos en la vida social, emocional y física de una persona, y puede interferir con sus relaciones interpersonales, trabajo y vida diaria.

Además, el uso excesivo del teléfono móvil también puede provocar trastornos del sueño, fatiga ocular, dolor de cuello y hombros, y otros problemas físicos. La exposición prolongada a la luz azul emitida por las pantallas de los dispositivos móviles puede tener efectos negativos en la calidad del sueño, lo que a su vez puede afectar el rendimiento diario y la salud en general.

Es importante tener en cuenta que el uso excesivo del teléfono móvil no siempre se traduce en una nosología o trastorno. Sin embargo, es importante prestar atención a los patrones de uso y tomar medidas para limitar el uso si se siente que el teléfono móvil está afectando negativamente la vida diaria.

La nomofobia es un trastorno cada vez más común que se caracteriza por el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil o a quedarse sin batería o cobertura. El tratamiento de la nomofobia puede variar según la gravedad del trastorno y las necesidades individuales del paciente.

A continuación se presentan algunas opciones de tratamiento para la nomofobia:

  1. Terapia cognitivo-conductual: esta terapia se enfoca en cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento negativos que están causando el trastorno. El terapeuta puede trabajar con el paciente para identificar los pensamientos irracionales que están generando la ansiedad y desarrollar habilidades para manejarlos.
  2. Terapia de exposición: esta terapia implica exponer gradualmente al paciente a situaciones que causan ansiedad, como salir de casa sin el teléfono o apagar el teléfono durante un corto período de tiempo. Con el tiempo, el paciente aprende a controlar sus reacciones emocionales y reducir su ansiedad.
  3. Medicamentos: en algunos casos, los medicamentos pueden ayudar a controlar la ansiedad y otros síntomas asociados con la nomofobia. Es importante trabajar con un médico para determinar qué medicamento es el más adecuado para el paciente y cómo se debe tomar.
  4. Técnicas de relajación: las técnicas de relajación, como la meditación, la respiración profunda y la relajación muscular progresiva, pueden ayudar a reducir la ansiedad y el estrés asociados con la nomofobia.

En general, el mejor tratamiento para la nomofobia dependerá de la gravedad del trastorno y las necesidades individuales del paciente. Es importante buscar ayuda profesional si se siente que la nomofobia está afectando su vida diaria de manera significativa.

¿Es verdadera la adicción al móvil inteligente?

Sí, la adicción al móvil inteligente es una realidad reconocida por la comunidad médica y científica. De hecho, se ha propuesto incluirla en la próxima edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM) como un trastorno adictivo comportamental.

La adicción al móvil inteligente se caracteriza por el uso excesivo e incontrolado del teléfono móvil, lo que puede interferir en las actividades cotidianas y en las relaciones interpersonales. Los síntomas incluyen ansiedad, irritabilidad, dificultades para concentrarse, trastornos del sueño y aislamiento social, entre otros.

Cabe destacar que no todas las personas que utilizan el teléfono móvil de forma frecuente y prolongada desarrollan una adicción. La predisposición genética, el entorno social y los hábitos de uso son algunos de los factores que pueden influir en el desarrollo de la adicción.

El informe móvil inteligente en España y el planeta 2024 de ditrendi exhibe que 7,6 millones de españoles se piensan “adeptos” a los gadgets. Hasta el 61% de los encuestados afirma que “ver el teléfono es lo primero y lo último” que hace cada día. Y 3,7 millones “no tienen la posibilidad de pasar mucho más de una hora sin consultarlo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *